Camina por el mundo

Camina por el mundo
como si nada te atase a él,
al mismo tiempo hazlo
como si todos los seres humanos
lo hicieran al lado tuyo.
Deslízate por la tierra
casi como un suspiro,
tocando todos los oídos
y no quedándote en ninguno.
Atrévete a probar todas las cosas,
ten en cuenta que hay algunas prohibidas
y siempre es por una buena razón.
Recuerda que los árboles grandes y fuertes
no ceden al viento,
en cambio los pequeños
danzan con las tormentas,
así nunca se quiebran.
Agradece todo lo que recibas,
aunque muchas veces sea malo,
ya que si logras aprovecharlo
se convertirá en un eterno tesoro.
Toma lo que necesites para vivir
el resto estate dispuesto a dejarlo,
ya que nunca sabes cuando
tendrás que remontar el vuelo.
Danza por la vida siempre
con los ojos de un niño,
observándolo todo dispuesto a aprender
y aprendiendo de todos
incluso de los que no estén dispuestos a hacerlo.
Toma la vida en tus manos
como un gran enigma a ser resuelto
y así disfrutarás cada momento,
muchas veces incluso los amargos.
Siempre conserva tu corazón humilde,
él te llevará por el recto camino,
aunque parezca torcido.
Trata de mantener tu conciencia en paz,
ya que no hay dinero en el mundo
que pueda comprarla
una vez que la hayas perdido.
Paga tus deudas en tiempo y forma
para que no te creen cadenas con nadie,
pero menos aun contigo mismo.
Comparte siempre las alegrías,
pero más aun las tristezas,
porque al compartirlas
las primeras se multiplican
y las segundas se dividen.
Trata de aliviar algo de dolor
siempre que puedas,
aún si es el de un extraño.
Nada llenará más de felicidad tú alma
que su agradecimiento
una vez que hayas secado sus lágrimas.
Busca siempre el sentido final de tu existencia,
y aunque no lo halles sabrás
que has hecho tu mejor esfuerzo.
Nunca le temas a la muerte,
pero tampoco la busques.
Si ella llega a tocar tu puerta,
ábrele sin miedo
ya que nunca viene fuera de término.
Hazla pasar a tu casa,
preséntale tus armas,
tus heridas y tus batallas.
Guárdate de ser pretencioso delante de ella,
simplemente dile:
“He aquí mis victorias y mis derrotas.
Son tanto las unas como las otras
y por lo tanto no puedo decir
que he ganado la batalla.
Solo puedo afirmar
que he combatido con mi mayor esfuerzo.”
Entonces ella sonriéndote sin decir nada
te ofrecerá tomar su mano
y te invitará a partir de este mundo.
Tómala y síguela sin miedo hacia lo desconocido,
aunque creas que del otro lado
solo están las sombras de su abrazo eterno,
encontrarás paz a todas tus batallas.
Si haces esto sabrás que,
aun sin recompensas en el más allá,
tu vida no ha sido en vano
y podrás cerrar tus ojos en paz.

Anuncios

6 comentarios en “Camina por el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s