La balanza del amor

La admiración y la comprensión
son los dos platillos de la balanza del amor.
Los dos son necesarios
para encontrar el equilibrio del amor.

Con la primera fácilmente nos deleitamos
con el ser o lo que amamos.
Podemos embelesarnos hasta quedarnos ciegos,
hasta casi descerebrarnos,
nos sentimos felices por ello.

Hemos encontrado aquello
que siempre hemos buscado,
que completa nuestro corazón
y lograr sellar ese pequeño lugar
por donde parece escaparse la felicidad.

Es por esto que podemos entregar
nuestra voluntad casi sin pensar.

Pero de repente aparece “algo”,
al principio solo parece un pequeño detalle,
comienza a pasar el tiempo
y eso que era solo un punto salido
en un hermoso tejido
se agranda y se agranda
hasta que nos comienza a molestar
y el hermoso tejido del amor
se empezó a desintegrar.

Allí debe surgir la otra parte del amor,
que lo completa y lo hace perfecto:
la comprensión.

Cuando superamos la admiración
a aquello que parecía perfecto
y ya no lo es ante nuestros ojos,
en vez de voltear la vista
y buscar otro al cual amar,
debemos quedarnos,
ver la realidad de aquel
al que un día dijimos amar,
ver en lo profundo de su corazón,
incluso en aquel lugar
donde no llega a alumbrar la luz…
allí es más necesario observar.

Una vez que hayamos visto luces y tinieblas,
que hayamos admirado y comprendido
a aquella persona que dijimos amar,
recién allí
habremos equilibrado la balanza,
nuestro corazón
y esa persona podrá decir
que tiene finalmente todo nuestro amor.

Anuncios

13 comentarios en “La balanza del amor

  1. Cuan cierto y profundo pensamiento, al leerte veo que es lo que se debe hacer al amar (en teoría), pero en la realidad no es tan fácil, al menos para mí ¿tienes una receta? ¿para aceptar que te mostró lo que no es y te enamoraste de alguien que no existe?
    Abrazo de luz

    Le gusta a 1 persona

    1. Recetas no, solo se logra arriesgándose. No hay otra forma aunque duela en ese momento. La única herida permanente que te puede hacer otra persona creo (desde mi experiencia) es robarte la capacidad de amar. Creo que el amor debe ser como un manantial de agua (tengo un poema que publique antes que habla de eso), uno puede beber de el pero nunca se agota. De hecho el problema es si tratas de retener al agua (al amor) esta se estanca y se pudre. De hecho si luego de eso bebes de ella te podes enfermar e incluso puede matarte. Si el otro te engaño y no era quien te dijo, el problema tiene que ser de quien engaño. Lo mejor que se puede hacer es curar la herida y estar listo para volver a arriesgarse. También creo que lo mejor que se puede hacer es dejar ir a ese otro. Quien realmente se esta engañando es esa persona al fin de cuentas. Algún día tal vez deje de mentirse. Abrazo y gracias por pasar.

      Le gusta a 1 persona

      1. Hola Gustavo, gracias por responder, qué bonita manera de pensar, usualmente, yo soy la que doy consejos, pero ya sabes, cuando se trata de un@ mism@, no se acierta a dar con la mejor manera de actuar.
        No lo había visto desde esa óptica, lo voy a procesar y te agradezco mucho el consejo.
        Ya te estoy siguiendo, me encanta lo que escribes y cómo escribes.
        Abrazo de luz

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s